Economía 1991-2006

Principal Arriba Búsqueda Enlaces Glosario Finanzas Personales

Fin de la Página

Materias de Estudio

Principal
México 2030
Historia
Gobierno Federal 1995-2012
México datos básicos
Acuerdo de Chapultepec
Últimas Noticias
Política en México
Economía
Serv. Prof. Carrera
Normateca
Enlaces Políticos
Videos Septiembre 11

 

 

La economía 1991-2006:"del milagro al espejismo".
¿Cómo retomar el camino hacia 2021?[1]

Por Francisco Suárez Dávila. Diputado por el Partido Revolucionario Institucional en la LIX Legislatura.



I.                    1991: ¿el umbral del "nuevo milagro mexicano"?

El año de1991 significaba el inicio de una nueva década, la que seguía a la llamada "década perdida" del conjunto de la economía latinoamericana. Un periodo de crisis severa de deuda y de energía, de profundos ajustes económicos con bajo crecimiento y altos costos sociales.

A finales de 1988 se había iniciado la administración del presidente Salinas que intensificaría el proceso de las llamadas "reformas estructurales", algunas de las cuales se habían iniciado desde 1985. En enero de 1989 se puso en práctica el Pacto para la Estabilidad y el Crecimiento Económico que, bajo sus distintas etapas y nombres, fue un novedoso y eficaz acuerdo entre los factores de la producción para reducir la inflación, que en 1987 había alcanzado 160% y se redujo a 19% en 1991. Se dio una modesta recuperación económica que permitió crecer a 3.6% en ese año.

Las reformas económicas implicaban la privatización bancaria y la liberalización del sistema financiero después de la nacionalización de 1982; continuar con el proceso de desincorporación de empresas; avanzar más en el proceso de reestructuración de la deuda externa, que asfixiaba la economía; intensificar el proceso de apertura al comercio, que se había iniciado con la decisión de ingreso al GATT de 1985, y promover la inversión extranjera. Se tomaron decisiones históricas que modificaron aspectos fundamentales de la reforma agraria, permitiendo, bajo ciertas circunstancias, la transformación de ejidos en propiedad privada. Se dio autonomía al banco central.

Para 1994 se logró concluir las negociaciones trascendentales para establecer el Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte. La intensiva política exterior del país logró, asimismo, hacer que México fuera el primer país en acceder a la OCDE (el llamado "club" de los principales países industriales), cuyo último nuevo miembro había sido Nueva Zelanda en 1974. México, asimismo, ingresó a la APEC (Cooperación Económica Asia Pacífico) en ese mismo año. Este programa de transformaciones, sin duda alguna, fue uno de los más agresivos e innovadores que se habían instrumentado en el país. México, que había sido señalado como "milagro económico" con el auge de los años sesenta, volvió a ser reconocido como milagro en 1993.

Los programas de cambio estructural seguidos por México, por decisión propia, ante problemas en muchos casos comunes en América Latina, fueron integrando lo que después fue llamado el Consenso de Washington y aplicado en otros países de la región. En realidad, "el milagro" encerraba muchos avances y aciertos, pero también problemas que en alguna medida se convirtieron en vulnerabilidades y en la semilla de su propia destrucción.

Procede hacer una evaluación cuidadosa del resultado de estas reformas. Algunas, desde luego, produjeron resultados positivos, pero otras no. En general, se ha reconocido que en algunas no se cuidaron los prerrequisitos, las secuencias o no se adoptaron las medidas complementarias. Enrique Iglesias, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, ha comentado que, reducidas a su esencia una parte fundamental de las reformas, fue un ajuste profundo de las finanzas públicas y, yo agregaría, del papel del Estado en la economía. El papel que jugaron en el proceso los presupuestos recortados, la política monetaria restrictiva y las privatizaciones apoyarían esta tesis. Aunque la apertura comercial también fue otra dimensión importante.

Un caso concreto es el de la privatización bancaria, vinculado con la liberalización financiera. Ésta significó una expansión espectacular de crédito para el cual no estaban preparados ni los bancos ni las autoridades financieras. Se aumentó significativamente el número dé todo tipo de instituciones financieras, uniones de crédito, factorajes, arrendadoras, etc. El proceso de ventas se dio, en muchos casos, en teoría, al mejor postor, pero sin reunir requisitos adecuados de solvencia profesional y, aún, moral. El Banco Mundial recientemente criticó el proceso como una "cesión a grupos de interés de la sociedad". En 1993 y 1994, antes de la crisis, ya había elevación de la cartera vencida. Sin haber aprendido de las experiencias del Cono Sur de América Latina, se reprodujo en México, entre 1994 y 1995, el fenómeno de "adiós represión financiera, hola crack financiero".

La privatización de empresas fue impresionante, pasamos de 1 155 empresas públicas a poco más de 200. Muchas de estas "desincorporaciones" eventualmente fueron fracasos, ya que resultaron empresas quebradas por mala administración y adquirientes también de dudosa capacidad empresarial. Algunas de las exitosas se convirtieron en monopolios privados.

Si bien el TLC dio lugar a un espectacular crecimiento del comercio y ello fue, sin duda, su mayor éxito; sin embargo, no se siguieron políticas complementarias.

Como se dijo en su momento, "la mejor política industrial es la que no existe", y yo agregaría, que también se aplicó este principio negativo a la política de desarrollo regional. La consecuencia fue que se acentuaron las diferencias entre un norte dinámico que creció en la década 4%, y un centro y sureste rezagados (éste creció menos de 2 por ciento).

II.                    El milagro se desvanece: 1994-95

Como ha ocurrido en otras etapas en México, el milagro económico se desvaneció y se convirtió en "espejismo", con la crisis de finales de 1994 y 1995. Puede discutirse indefinidamente si la crisis de 1994 sobrevino porque "la economía estaba prendida por alfileres", o bien si se los "quitaron". Es cierto también que sobre las crisis incidieron los crímenes políticos y el levantamiento de Chiapas, pero también es indudable que se había alcanzado un déficit en cuenta corriente insostenible de 9% del PIB, con una explosión de deuda privada; el sector público emitió hasta 29 mil millones de tesobonos líquidos denominados en dólares.

El presidente Zedillo instrumentó, en condiciones difíciles para el país, un ajuste "draconiano". La economía cayó en 6% en 1995. La crisis se amplificó con la mayor debacle bancaria en la historia del país. Además de una fuerte devaluación, las tasas de interés aumentaron a más de 100%. Ningún deudor podía soportar estos desequilibrios. Los apoyos gubernamentales a bancos y deudores se dieron poco y tarde, "por cuentagotas". A la postre, resultó más costoso, casi 20% del PIB nacional. Se salvó la banca, pero la forma como se dio la liberalización bancaria y sus efectos representan ¡el mayor error de política económica en la historia del país y el más oneroso! La solución del problema bancario implicó finalmente un proceso paulatino de extranjerización de la banca y el grave error histórico del gobierno de Zedillo, de no haber autorizado que Banamex adquiriera Bancomer sino, más bien, que los dos bancos se vendieran a instituciones del extranjero.

La economía comenzó a recuperarse en 1996 con un 5% de crecimiento. Una reforma importante que se dio fue la de la seguridad social del IMSS, que significó la creación del sistema de Afores de los trabajadores. Ésta fue oportuna y de indudables consecuencias positivas sobre el largo plazo.

El férreo manejo de la economía hizo posible que, por primera vez, en cuatro cambios sexenales (1976, 1982, 1988, 1994) la economía resultara blindada para el año 2000. No hubo ya ninguna crisis financiera, más bien, la economía alcanzó en 2000 un 6% de crecimiento. En todo caso, el crecimiento de la economía mexicana, a lo largo de los años noventa, es un crecimiento mediocre, ya que hay que recordar que este periodo fue uno de los mayores y más sostenidos periodos de auge de Estados Unidos y de la economía mundial, lo que se ha denominado "la década de la nueva economía".

III.                   El estancamiento estabilizador (2001-06)

El principal esfuerzo del periodo 2000-06 en materia económica ha sido el reforzamiento de los objetivos de estabilización de la economía. El principal logro de la administración del presidente Fox ha sido el reducir la inflación a niveles de 3%, en línea con la inflación de nuestros principales socios comerciales. El Banco de México, con ello, da cumplimiento a su objetivo legal de propiciar la estabilidad.

Por otra parte, se ha seguido un sistemático esfuerzo para lograr el equilibrio de las finanzas públicas que, de un déficit de 1% del PIB en 2000, se ha avanzado hasta alcanzar un "equilibrio fiscal" en 2006, como se lo propuso la administración Fox lo cual, de hecho, es un tanto cosmético, ya que el verdadero déficit es el financiamiento requerido por el sector público, que es de alrededor de 1.5% del PIB. También se ha hecho un esfuerzo importante para reducir la deuda externa del gobierno federal, extender los plazos y mejorar las condiciones de ésta y, también ampliar los plazos de la deuda interna que, de manera histórica, permite emisiones de valores a tasa fija a 20 años.

El otro lado de la historia es que el crecimiento económico del sexenio será inferior a una tasa anual de 2%; la creación de empleo formal es prácticamente nula, en todo caso inferior a un millón en seis años, no el millón anual que prometió el presidente Fox; la inversión pública y privada de 21% del PIB es insuficiente. Nos han salvado dos válvulas de escape: una emigración de 400 mil mexicanos por año y el crecimiento desbordado de la economía informal. Otro factor de salvamento ha sido el ingreso extraordinario por el fuerte incremento del precio del petróleo que, en parte, se ha dilapidado en gasto corriente.

Por ello, me parece que la historia identificará este periodo como el del "estancamiento estabilizador" (3-4% de crecimiento de precios, pero menos de 2% de crecimiento anual), frente al desarrollo estabilizador de 1958 a 1979 (crecimiento de 6% promedio con estabilidad).

IV.                    "La búsqueda de los pasos perdidos", una generación desaprovechada

El país ha sufrido grandes transformaciones. Al hacer un alto en 2006, destacan, desde luego, los cambios en el sistema político y en la sociedad: la alternancia generalizada del poder público, el mayor equilibrio de poderes con la fuerza que adquiere el Legislativo y el Judicial, el gran poder de los medios, el federalismo creciente con la gran fuerza de los gobernadores, el mayor activismo político de la iglesia y el de los empresarios. De enorme peligrosidad, el creciente poder del narcotráfico y del crimen organizado.

Sin embargo, el transcurso de los últimos quince años, representan en lo económico una generación de oportunidades perdidas. Sí, es cierto, oscilamos entre ser la décima o doceava economía del mundo; somos el tercer socio comercial de Estados Unidos; tenemos,una posición geográfica privilegiada; somos un gran productor de petróleo. Pero, tenemos uno de los crecimientos económicos más mediocres en relación con los países emergentes y petroleros: crecemos menos que Estados Unidos. Perdemos competitividad, pasando en este indicador, de ser la economía número 30 a la 56; el crecimiento del comercio exterior no se ha traducido en mayor crecimiento para toda la economía por no generar encadenamientos productivos, hay pues un insuficiente aprovechamiento del mercado interno; el TLC se agota, hay un fuerte rezago regional del sur y sureste del país; la inversión extranjera que, en par-te, ha significado comprar empresas existentes y transformar a muchos de nuestros empresarios en rentistas, no ha producido la expansión de la capacidad productiva. La banca y el sistema financiero llega a estar 90% en manos extranjeras, una banca que no presta a la industria y a la agricultura; un Estado que no tiene los recursos fiscales para cumplir con sus responsabilidades de política social y de inversión; la educación, en todos sus niveles, cumple sus funciones de cobertura amplia, pero no con calidad, nuestro jóvenes tienen los más bajos lugares en capacidades básicas en matemáticas, ciencia y comprensión de lectura; en el sector energético importamos gasolina, gas y petroquímica; se agotan nuestras reservas; la infraestructura es insuficiente en todos los órdenes; no invertimos en ciencia y tecnología. Tenemos que ir a la búsqueda de los pasos y del tiempo perdidos.

V.                    Hacia el segundo centenario de la consumación de la Independencia: 2021

La elección de 2006 es una elección de encrucijada, de parteaguas. Por primera vez tres partidos políticos que cubren todo el espectro ideológico y todas las tradiciones históricas se encuentran y dan cita el 6 de julio. Cualquiera puede triunfar. Los planteamientos de los candidatos han sido muy insatisfactorios, ya que a veces ven más hacia el pasado que hacia el futuro; todavía formulan planteamientos a nivel de generalidades, aunque sí presentan distintas opciones y visiones de país.

En esta última parte, no pretendo proyectar el futuro hacia el 2021 -los próximos quince años- sino presentar algunos "escenarios cualitativos". Éstos, en parte, se sustentan en las políticas y programas presentados por los tres candidatos presidenciales del PRI, del PRD y del PAN, pero, en todo caso, representan mi propia interpretación. Sirven para elaborar los escenarios en los que no hay necesariamente una relación explícita con algún candidato. "Las coincidencias con los personajes podrían ser mera casualidad."

Las plataformas electorales y propuestas de los tres principales candidatos establecen objetivos comunes, queme parece, expresan consensos compartidos por la sociedad mexicana: 1) recuperar un crecimiento más acelerado con generación de empleo, 2) reducir la pobreza extrema y corregir la aguda desigualdad, 3) hacernos más competitivos dentro de la economía mundial, 4) lograr un desarrollo regional más equilibrado con infraestructura moderna, 5) utilizar el sector energético como motor del desarrollo, 6) dar mayor seguridad a través de la aplicación del Estado de derecho, 7) mejorar y ampliar la calidad y la cobertura de la educación, la salud y las pensiones. Para ello, coinciden en algunos instrumentos, como la necesidad de una reforma fiscal, laboral, energética y educativa, y en aumentar la inversión pública y privada. La diferencia está en los "cómos" o la ausencia de ellos. Los acuerdos están en las generalidades, no en los específicos. Acuerdos importantes como el de Chapultepec, que no debemos menospreciar, van en esa misma dirección.

VI.                  Tres caminos o escenarios fundamentales

La parálisis inercial: más de lo mismo

Partimos de la base de que muy probablemente el nuevo presidente no tendrá mayoría en el Congreso. Sufrimos ya, paradójicamente, algunas de las consecuencias de una "democracia madura", prematuramente. Los cambios que pueden darse en estas democracias avanzadas son cambios en el margen. Las grandes transformaciones requieren un gran liderazgo, una gran capacidad de negociación para generar una "coalición" o una crisis. Nos está pasando lo mismo.

La ruta "de más de lo mismo" defiende profundizar las reformas estructurales que no han funcionado, porque ¡no se han realizado a cabalidad! Es la continuada aplicación del paradigma neoliberal que ha fracasado en los hechos y que cada vez se cuestiona más a nivel internacional, dando paso a la construcción de nuevos paradigmas.

Perseverar de manera rígida con la reducción de la inflación y el equilibrio en las finanzas públicas significa no aprovechar los márgenes de maniobra que tenemos para estimular un mayor crecimiento. No ajustar el gasto a lo largo del ciclo económico. En materia tributaria, se promovería un sistema fiscal más regresivo, con un impuesto proporcional (flat tax) que agrava la inequidad de nuestro sistema fiscal, sin recaudar más. Pretende dar mayor participación al sector privado nacional y extranjero en el sector energético, con cambios constitucionales, sin lograr los acuerdos políticos necesarios.

Tendríamos "equilibrio", pero la economía crecería en línea con un muy bajo "potencial" de crecimiento inercial estimado para los cinco años siguientes en 3-3.5%. Este estancamiento prolongado puede dar premios por parte de agencias calificadoras internacionales, ¡pero generará crecientes tensiones sociales!

VII.                    Populismo encubierto y la consolidación del poder

Un primer objetivo de este escenario puede ser primordialmente político, no económico: la consolidación del poder. Para ello, se utiliza la consolidación de un movimiento social amplio, fortalecido en sus organizaciones y nutrido de "satisfactores" públicos. Inicialmente, se ofrece a los sectores privados y a los mercados internacionales un prudente manejo macroeconómico con finanzas públicas sanas y política monetaria conservadora, así como una buena relación con los inversionistas.

La esencia del programa se orienta a aumentar la inversión pública con proyectos de infraestructura de mayor visibilidad social y, aun, de carácter faraónico; incrementar sensiblemente la inversión en Pemex; elevación del gasto social; cobertura universal de pensiones y de salud a la población "abierta"; fuerte apoyo a universidades del país (y preparatorias), ¡todos votan!, y apoyo al campo y a las organizaciones de campesinos (para sustraerlas del PRI).

Para financiar la estrategia, se introducen mecanismos -algunos cosméticos- de austeridad en el gasto (baja de sueldos de altos funcionarios), lucha contra la evasión fiscal (de los grandes empresarios y de personas de alto ingreso); se introduce mayor progresividad en el ISR y mayor cobro de predial, sólo en zonas de alto ingreso. No alcanzan los recursos.

Esta concepción tiene la posibilidad de forzar una mayoría en el Congreso para apoyar sus principales programas -aunque no la tenga inicialmente- por convencimiento de ideas (son las más afines al PRI), por ofrecimiento de proyectos para sus localidades financiadas con el presupuesto, por "apoyos" de dinero o por "presión" o amenaza negativa.

Este camino contará con recursos petroleros adicionales importantes, por lo menos en dos años (2006-07 y), pero esta situación puede cambiar. Con una caída de los precios no tiene la capacidad de generar recursos suficientes para sus programas, por ejemplo, el energético puede ser muy costoso (varias refinerías, preservar reservas), o los grandes proyectos de cobertura de salud, etc. Este desequilibrio entre necesidades y recursos puede generar una crisis financiera.

¿Existe la capacidad y fortaleza de los partidos políticos, de las instituciones en general y de los mercados financieros para frenar un movimiento autoritario hacia la toma del poder? ¿Se puede, por medio de pesos y contrapesos, encauzar y preservar un proyecto económico sano sin extremismos? ¿Puede evitarse una polarización social con retrocesos democráticos? ¿Estos riesgos son "infundados"? Se requerirá gran prudencia por parte de los actores políticos y económicos para evitar polarizaciones y enfrentamientos. Pero esta ruta puede finalmente también propiciar parálisis, falta de inversión privada y alteraciones cambiarias.

VIII.     Un neodesarrollismo con sentido social, preservando una estabilidad razonable

Otra opción significa reorientar la política económica que ha fracasado en resultados en los últimos años hacia un neodesarrollismo moderno con sentido social y preservando la estabilidad adquirida. Este neodesarrollismo es lo que ha prevalecido con éxito en los países asiáticos. Fue el que nos dio a México el único periodo de política económica exitosa, de 1932 a 1972, y produjo 40 años de crecimiento de 6%, con inflación moderada en la parte inicial y, luego, estabilización. Desde luego, no significa regresar al pasado, pero sí retomar algunos aspectos que funcionaron bien.

México dispone de márgenes de maniobra, compatibles con la globalización y la disciplina de merca-do. Esta estrategia supone combinar un Estado estratega y promotor con un mercado eficiente. Da-das las condiciones políticas se requerirá establecer un acuerdo social y político, pero saliendo de las generalidades y "aterrizado" en sus componentes. Esencialmente, se necesita acordar una nueva política económica de Estado.

Ello podría incorporar los siguientes elementos: Reorientación de la política económica hacia un neodesarrollismo.

Crecimiento económico estable, superior a 5%. Políticas activas de generación de empleo para absorber alrededor de un millón de mexicanos al año.

Inversión pública y privada superior a 25% del PIB con un fuerte componente en infraestructura, integrado en un programa nacional.

Política de desarrollo regional en un marco nacional con diseño de polos de desarrollo, poniendo énfasis especial en un plan sur-sureste y otro para la frontera norte.

Sector energético como palanca del desarrollo nacional, haciendo de Pemex y CFE empresas públicas modernas, con un buen régimen corporativo y fiscal, que le permita incrementar su inversión, y realizar alianzas estratégicas y acuerdos mixtos con el sector privado.

Una reforma del sistema educativo y de capacitación laboral, de "aprendizaje" a lo largo de la vida, con un acuerdo con los maestros, en el primer caso, y con los empresarios y trabajadores, en el segundo. Someter todo el sistema educativo a indicadores de evaluación.

Impulsar el sistema de ciencia y tecnología, de apoyo al capital de riesgo, con parques tecnológicos y para acceder a la época del conocimiento.

Políticas de apoyo al desarrollo empresarial, incluyendo las Pymes; creación de incubadoras de negocios, eliminando trámites y proporcionando insumos competitivos (energía, transporte).

Políticas de desarrollo para la agricultura y las zonas rurales con políticas agrícolas y no agrícolas. Rescatar la agricultura "desde dentro" y desde afuera.

Ataque eficaz a la pobreza y a la muy desigual distribución del ingreso mediante políticas focalizadas, así como de alcance general.

Para obtener los recursos necesarios se requiere actuar en una nueva política de financiamiento al desarrollo en tres vertientes:

  1. Un proceso de cambio hacendario, programado e integral (deliberadamente no uso la palabra reforma).

Debe incluir cambios en el proceso de presupuestación: reducir gasto corriente y dispendioso, aumentar inversión, permitir políticas anticíclicas, mejorar el uso de excedentes petroleros.

Aumentar los ingresos, tanto por transformación del sistema de administración tributaria, ampliando la base y la definición de la base de causantes, como por cambios en el diseño tributario, logrando un sistema más competitivo.

Cambios en el federalismo hacendario, afinando las responsabilidades de gasto y las potestades tributarias, procurando aumentos en la recaudación de ingresos municipales por cobro de predial y servicios.

  1. Cambios en las políticas relacionadas con el sistema financiero.

Fortalecer los bancos de desarrollo.

Canalizar mayores recursos del sistema de Afores hacia la infraestructura y la vivienda.

Vincular más los bancos comerciales hacia los fines del desarrollo nacional.

  1. Concluir el proceso de reforma en los sistemas de pensiones, principalmente el del ISSSTE.

Tabla  1.     Quince años de la vida económica de México en cifras.

Concepto

1991

1995

2000

2005

PIB *

945 190

1 840 431

5 497 736

8 374 349 **

Inflación (crecimiento anual)

18.8

52.0

9.0

3.3

Gasto público/ PIB

24.1

23.4

22.6

21.7

Ingresos tributarios / PIB

11.1

9.3

10.6

10.3

Exportaciones totales ***

42 688

79 542

166 121

213 712

Exportaciones petroleras ***

8 166

8 423

16 049

31 896

Deuda pública externa ***

79 988

100 934

84 600

71 675

 *      Millones de pesos corrientes. Estimado por el promedio de cifras trimestrales.

**    Estimado en los Criterios Generales de Política Económica, 2005.

***  Millones de Dólares: Deuda Externa Bruta.

Fuente: Elaborado por el Centro de Estudios de Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados, con información del INEGI, Banco de México, SHCP, Cuenta de la Hacienda Pública Federal, Presupuesto de Egresos y Ley de Ingresos de la Federación.

IX.         Comentarios finales

Dos de las rutas trazadas conducen necesariamente a serios problemas nacionales, mucho antes de 2021. El escenario "más de lo mismo" significa parálisis política y "estancamiento estabilizador" o bajo crecimiento inercial, lo cual provocará crecientes tensiones sociales, particularmente graves situaciones de exclusión entre los jóvenes.

La segunda, "populismo encubierto", cuando se dé la baja del precio del petróleo, agudizará las tensiones entre los programas gubernamentales y la insuficiencia de recursos para satisfacerlos. Si se avanza por el camino del afianzamiento autoritario del poder, con retroceso democrático, puede propiciarse una crisis económica, agravada por polarización política y social. La falta de inversión continuaría paralizando al país.

La "tercera" ruta puede conducirnos hacia un panorama halagüeño para 2021 de recuperación del crecimiento y del empleo, de mayor confianza en nosotros mismos, de saneado prestigio y competitividad internacional. Todo presupone, como condición básica, fortalecimiento de la autoridad a todos los niveles de gobierno, dentro de un régimen de Estado de derecho que recupere la "seguridad familiar, la seguridad económica para los actores económicos y la seguridad nacional".

El camino hacia el segundo centenario de la consumación de nuestra Independencia presupone que en este 2006 la sociedad mexicana adoptará las decisiones adecuadas sobre su futuro; definirá con claridad el proyecto de nación y la visión de país que desea.

¡Los siguientes quince años de Este País serán de análisis y dejarán testimonio de este acontecer!

Atrás Siguiente

Hit Counter

[1] Suárez Dávila Francisco. 2006. “La economía 1991-2006:"del milagro al espejismo". ¿Cómo retomar el camino hacia 2021?” Este País. Tendencias y Opiniones. Abril. Número 181. DF, México.

El México que Queremos
Compromiso por México
Desigualdad y Pobreza
Economía - CIDE
Competitividad - CIDE
Banca de Desarrollo
CCE
Acuerdos y Tratados
Análisis Ambiental de México
Desarrollo Empresarial
Economía desde 1952
Economía 1991-2006
Exportaciones
Fobaproa
Inst Mex Competitividad
Industria Automotriz
Marca Devaluada
Maquiladora
PIB 1er trimestre de 2006
Política Monetaria
Recesión
Riesgo País

Inicio de la Página

Google
 
Web www.joseacontreras.net


Gracias por tu visita y regresa pronto

Ésta página es atendida por:
[joseacontreras.net] [miaulavirtual.com]
Copyright © 2001 Reservados todos los derechos.
Revisado: Friday, 12 de September de 2014 05:32:37 AM